Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Lun Dic 15, 2014 8:28 am.
Enlaces de interés
Últimos temas
» Expelliarmus Era {VIP}
Miér Dic 08, 2010 12:37 am por Invitado

» Foro de rol DEMENTOR (VIP)
Lun Nov 22, 2010 11:41 pm por Invitado

» Getting Over You {The Vampire Diaries Afiliación}
Miér Nov 17, 2010 5:39 pm por Invitado

» Adivina quién va después
Mar Nov 16, 2010 6:02 am por Reid Cornwell

» Quejas del Foro
Dom Nov 14, 2010 6:14 am por Kathya V'iassüs

» Sugerencias del Foro
Dom Nov 07, 2010 8:46 am por Ruth Moriel

» One Second{Normal}
Sáb Nov 06, 2010 5:58 pm por Invitado

» Proelium ex Catus et Canis - Foro rol
Lun Nov 01, 2010 11:36 am por Invitado

» Utopia Medieval
Lun Nov 01, 2010 12:15 am por Invitado

STAFF
Afiliados VIP
Black Hollow Photobucket

Morwen I Moriel - La dama oscura.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Morwen I Moriel - La dama oscura.

Mensaje por Morwen I. Moriel el Lun Sep 27, 2010 1:50 am


Datos Personales
Nombre Completo:
Morwen I Moriel
Edad:
44 años.
Grupo:
Moriel.
Rango:
Reina de Moriel.
Don:
Sombraquinesis.


Datos Descriptivos

Descripción Física:
Spoiler:
Morwen, de largas pestañas y párpados caídos, podría considerarse una mujer bella. Probablemente sería más fácil considerarla así si su rostro no se contrajera tan seguido en un rictus de asco o de ira, pero de todas maneras posee cierto tipo de belleza. Su cabello oscuro, algo rebelde, siempre le cae en alguna parte de su rostro en forma de mechones, contrastando con la claridad de su piel. Sus ojos, oscuros como dos fosos, demuestran la crueldad y frialdad de la cual puedes ser merecedor. Cuando estos pierden su brillo… estás perdido.

Descripción Psicológica:
La personalidad de Morwen no es algo sencillo de explicar, pero de todas formas haremos nuestro pequeño esfuerzo. Maníaca y depresiva, esta podría ser la forma más fácil de describirla: su bipolaridad. En un momento puede estar felizmente satisfecha por lo que sea que acarree su vida y al otro puede estar gritando a los cuatro vientos que quiere la cabeza de su esposo servida en bandeja de plata… por dar un ejemplo claro, Melkor es más útil en vida. Irascible y caprichosa, muchos se alegran de que su verdadero don no sea el grito sónico.
A la hora de gobernar ha intentado abandonar su forma de actuar tan impulsiva, pero en cada uno de sus intentos ha fracasado. Con el tiempo, se habituó más a ello, de modo que la tranquilidad en Moriel pende básicamente de un hilo. En su ámbito familiar, por el contrario, jamás ha intentado reprimirse. Puede ser sumamente efusiva si se encuentra de buen humor, y la realeza ya sabe cuándo hay que obedecer, cuándo hay que callar y cuándo hay que ir a presenciar una ejecución o una tortura para que Su Alteza se divierta. En parte, por eso escogió a su esposo de entre todos sus pretendientes para convertirlo en rey, ¿Qué mejor que un jefe militar para divertirla? En cuanto a sus hijos, como buena madre que es, siente una gran preferencia por su hijo menor Ajax, cosa que no se molesta en esconder, pero de todas formas los demás tienen un gran valor para ella.


Datos Históricos

Historia:
Todo comenzó en una noche calurosa de Julio. Los antiguos reyes de Moriel habían contraído sagrado matrimonio, y esto había sido seguido por años llenos de intentos infructuosos de conseguir un nuevo heredero al trono, que le valieron varios reproches a la antigua reina. Finalmente, luego de tantos embarazos arruinados y años de angustia, llegó el heredero. O mejor dicho, la heredera.
Morwen nació un 24 de Julio, y tuvo el honor de ser la primera mujer en ocupar el trono de forma directa en un futuro. Su madre… bueno, tuvo la desgracia de ser su madre. El no poder concebir ningún heredero era algo impensable, siendo esta la principal tarea de una reina. Pero concebir a una niña… eso era algo prácticamente imperdonable, o al menos desde el punto de vista desde el Rey. Así pues, la princesa se fue desenvolviendo en un mundo donde los afectos para con sus padres no eran muchos, pero los caprichos sí. Jamás tuvo hermanos (se rumorea en la Corte que su padre jamás volvió a tocar a su madre) y por lo tanto, todos los cuidados y lecciones se concentraron en ella. Gracias a esto, con el tiempo aprendió a utilizar y perfeccionar su don y, cómo no, a aprovecharse de él. Así fue como descubrió grandes verdades ignoradas por ella, como el hecho de que su padre tenía como pasatiempo nocturno copular con alguna que otra mujerzuela de la corte. Morwen no hizo nada al respecto, pero tomó nota mental de la situación. Algún día saldarían esas cuentas.
Los años pasaron y pronto llegó el momento en que Morwen debía desposarse y ocupar el lugar que le correspondía en el reino. Para esto hizo largos años de prácticas y enseñanzas, pero todo resultó valer la pena: Morwen compartía los ideales del reino, la oscuridad debía de expandirse a cualquier precio. Ahora, solo faltaba el toque final. Un rey para una reina.
Los interesados eran numerosos, pero a los ojos de Morwen (y de su padre, cómo no), no valían nada. ¿A quién le importaba si él provenía de una familia emparentada con la realeza? ¿A quién le importaba si aquél era el hombre más codiciado de todo el reino? Buscaban a alguien habilidoso y poderoso, alguien que inspirara temor y respeto al ser nombrado, y a la vez orgullo. Alguien como Melkor Moriel, líder militar y una de las tantas perlas de Moriel. Finalmente Morwen, ya con unos jóvenes diecinueve años, se convirtió en reina de Moriel y, lo que representaba un orgullo casi mayor, en custodia de una de las llaves para liberar al dragón Feanor. Y no, si se lo preguntan, ella no amaba a Melkor pero lo admiraba, respetaba y apreciaba: con eso era más que suficiente. Quizás, hasta con el tiempo llegaría a amarlo.
Por ese entonces, todo parecía ser buenas nuevas por el reino de Moriel, y nueve meses después de la unión se podía oír berrear al nuevo príncipe heredero al trono: Amras. Para Morwen esto significó un gran alivio, pues así quedaba demostrada la ineficiencia de su madre y el hecho de que ella no era ineficiente. Su padre habría estado orgulloso, o cuando menos satisfecho. Como fuera, el niño estaba condenado a llevar un gran peso sobre sus hombros, parecido al que había tenido que llevar su madre. Dos años más tarde, llegó a la familia real la princesa Ruth, demandante y caprichosa como su madre… sólo que un tanto menos esquizofrénica. Morwen estaba segura de que su niña ganaría varios corazones y que sin duda destruiría muchos más. Finalmente, y también por un espacio de dos años, llegó el menor Ajax. Rebelde y testarudo como él solo, se ganó el corazón de su madre. ¿Por qué? Bueno… digamos que la lógica no se aplica demasiado a nuestra reina. Para ese entonces también llegó a ella su querida mascota Súmmun, un obsequio un tanto infravalorado por los demás.
El paso de los años le demostró que ser reina no era en nada parecido a los antiguos cuentos de hadas tan cursis. Por suerte, desde pequeña ella sabía que aquello no era así. El paso de los años también le demostró que la cordura era algo muy valioso y también algo que hacía tiempo había comenzado a perder. En su juventud había sido solo caprichosa y demandante, un poco inestable también, pero desde el nacimiento de sus hijos su carácter se había tornado más y más inestable, hasta convertirlo en una persona llanamente bipolar… y un poco ida de pinza, eso también.
Finalmente, llegamos a la actualidad. Las cosas se han mantenido relativamente tranquilas en el reino, quizás por demasiado tiempo. Las tensiones se van incrementando y los deseos de pelear también, de modo que… ¿Es mi imaginación o cierta Dama Oscura se está preparando para la noche?.

Familiares:
Esposo:
Melkor Moriel: Rey de Moriel. 45 años.Vivo.

Hijos:
Amras: Príncipe Heredero. Vivo.
Ajax: Segundo Príncipe de Moriel. Vivo.
Ruth: Princesa de Moriel. Viva.


Datos Extras

Enfermedad:
-Psicosis maníaco-depresiva: hace que su estado de ánimo sea sumamente inestables, causándole un trastorno de bipolaridad. Esto afecta su toma de desiciones, volviéndola en ocasiones o muy temeraria o demasiado calculadora, llegando a un extremo.
Gustos/Odios: Le disgusta la luz (de hecho se podría decir que sufre una leve fotofobia) y la tranquilidad excesiva, a menos claro que sea así porque ella lo ordene. En cuanto a sus gustos, tiene cierta afición por los gatos negros, siendo así que desde el nacimiento de su hijo menor ha tenido como mascota a uno de ellos, Súmmun, que hasta el día de hoy sigue siendo su mascota… inactiva, sí, pero mascota al fin. Otro de sus gustos es presenciar torturas y/o ejecuciones.

Fobias:
Para alguien que lo ha tenido todo desde que estaba en una cuna, es difícil tener un miedo… y a la vez muy simple. Quien lo ha tenido todo nunca ha tenido nada, y ese es el principal miedo de Morwen: el perder todo lo que tiene. No, no hablo de perder sus joyas, su castillo y su peral favorito, me refiero a lo que verdaderamente le ha costado años de trabajo conseguir: afecto. Un esposo, unos hijos, y… sí, un gato. De modo que podemos decir que la principal fobia de Morwen es el aislamiento y la pérdida de sus seres queridos.

Otros:
Anteriormente se nombró a Súmmun, una especie de gato-mascota-real, por lo que aquí se hablará un poco más sobre él. Súmmun fue obsequiado a la reina Morwen por motivo del nacimiento de último hijo, Ajax Morwen, y desde entonces ha pasado a formar parte de la realeza. Súmmun no es ningún gato de una raza exuberante o rara, sino que es un gato común y corriente, eso sí, de un espeso pelaje negro: tal como la reina prefiere a los gatos. A pesar de que ya han pasado veinte años desde que el gato ingresó a la familia, este sigue estando tan vivo como de costumbre. Algunos supersticiosos dicen que aquél animal tiene algún tipo de magia, pero otros simplemente dicen que se debe a los excesivos cuidados que la reina le da al animal, y al hecho de que este pasa semanas enteras en reposo. Entre los rumores de las malas lenguas de la corte, también se dice que el próximo heredero no sería Amras, sino Súmmun. Todos saben que eso jamás ocurrirá, que Amras será el rey, pero nadie puede negar que si por la reina dependiera, su preciado gato común ocuparía en este preciso momento ese puesto en el trono. Después de todo, Súmmun es un gato inteligente.
avatar
Morwen I. Moriel
Reina de Moriel

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 19/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Morwen I Moriel - La dama oscura.

Mensaje por Administración el Lun Sep 27, 2010 10:39 am

Ficha Correcta; Cierro.

Sublime.
avatar
Administración
Admin, Master & Npjs

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 15/09/2010

Ver perfil de usuario http://exumbrainsolem.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.